Metodología

Como estudiante de asignaturas como Metodología de la Enseñanza del inglés mientras cursaba la Licenciatura de Filología Inglesa me prometí a mí misma que mis clases, si daba alguna vez clases, serían divertidas, originales y amenas ¡¡pero de verdad!! y sobre todo, enfocadas a las necesidades de aprendizaje de cada alumno.

Por eso imparto casi siempre sólo clases individuales para garantizar los resultados que mis alumnos actuales obtienen (sobresalientes).

Yo quiero ver resultados y quiero que vosotros los veáis también.

Podría rentabilizar mi trabajo mucho más si tomase grupos de 5 alumnos a la vez pero yo quiero que mis clases sean realmente efectivas para el aprendizaje del inglés.

De hecho, el objetivo principal de mis clases de inglés divertido es rellenar ese vacío tan grande que existe entre lo que se aprende en el cole/academia y lo que necesitamos realmente para integrarlo y comunicarnos en inglés con soltura. Lo que popularmente se llama «perder el miedo» a hablarlo, y de camino, divertirse en el proceso.

En otras palabras mis clases no son de apoyo ni de refuerzo. Son clases de asimilación del inglés como cualquier otro niño aprende inglés, no tenemos estructura fija, un día leemos y traducimos, otro día jugamos, otro día escuchamos alguna canción, vamos al super o jugamos al escondite. Y todas ellas son buenísimas oportunidades para aprender y practicar estructuras gramaticales sencillas, preposiciones, partes de la casa, contar o deletrear y usar el vocabulario y gramática básica que aprenden en el cole pero que no saben usar a la hora de hablar. Y yo lo que quiero es que aprendan a hablarlo divirtiéndose.

Porque eso les va a facilitar muchísimo más el aprender este idioma en el colegio. Considero que para aprenderse las palabras de memoria y estructuras gramaticales ya está el cole, y para aprender el inglés gramatical… ya están las Academias de inglés. Yo estoy para ayudar a entenderlo y hablarlo.

Lo que sí me gusta es ayudarlos a pronunciar y leer mejor en inglés, también leemos y traducimos sobre la marcha. Y es sorprendente cuanto se les queda en cuanto a pronunciación de palabras desconocidas y significados generales, lo cual a ellos les ayuda increíblemente después a la hora de leer sus libros de texto en dicho idioma por sí mismos. Las palabras que ya hemos visto con anterioridad las suelen pronunciar a la perfección, y no solo eso, muchos aprenden a leer bien, respetando las comas y los signos de interrogación y exclamación, lo cual sólo aumenta su confianza y seguridad en sí mismos a la hora de leer en clase en voz alta en ambos idiomas.

RESULTADOS

Mis clases puede que no se reflejen en sus notas de clase de la noche a la mañana, pero lo harán en un par de meses y será increíble cuando suceda.

De hecho uno de mis alumnos suspendió un examen al mes o así de estar dando clases de inglés conmigo, pero desde entonces ha ido subiendo al 7, al 9 y ahora no baja del 9 o 10. Pero en mis clases lo esencial es que me entiendan y disfruten la materia. Después de eso ya le pondrán más empeño en clase y participarán y así sacarán mejores notas por sí mismos.

Mientras escribía esto me he acordado que tengo unos padres que casi nunca me comentan los resultados escolares, así pues les pregunté al final del curso pasado y abajo tenemos el pantallazo (con aprobación de la madre) Martín se había incorporado en Mayo del curso pasado.

65418584_276294233209514_133998981020647424_n

Repasar el vocabulario del cole de vez en cuando no está mal, y lo puedo hacer, e improvisar algún ejercicio divertido sobre la marcha para que no se les haga tan pesado… pero considero que para aprender de memoria como se escribe tal o cual palabra no les hago falta, eso lo pueden hacer sin mi ayuda. Pues ayudar a memorizar realmente no es mi especialidad, yo quiero ayudarlos a formular frases en inglés sin apenas darse cuenta. No quiero hacerles los deberes. Quiero que aprendan inglés rápido y de verdad para que ellos sepan hacerlos por sí mismos.

Teoría sobre la que se fundamenta mi Metodología

Aprender un idioma es una habilidad innata. Si sus hijos hubieran nacido en Inglaterra hablarían inglés igual que ahora hablan español, y sin embargo, nadie nunca dudó de su habilidad para aprender español o aprender a andar. ¿O sí?. Pues no, damos por hecho que lo haremos bien, es que ni lo pensamos. Pues lo mismo quiero para vuestros hijos, que no duden de su habilidad para adquirir el inglés, que lo vean natural.

Lingüísticamente hablando, lo que sí se pierde es la habilidad de hablarlo como un nativo a partir de los 16 años (sólo en cuestión de pronunciación y distinción de fonemas más complejos).

Por eso para mis clases cuento con

Mis auxiliares de conversación para inglés divertido con niños.

Andrés lleva ya unos años de experiencia acompañándome en ocasiones (dependiendo de horarios de sus clases extracurriculares y deberes) a las clases para que mis alumnos de su edad vean el inglés como algo más natural y una herramienta útil para comunicarse con otros niños de su edad y así poder jugar juntos.

Tambien le hago que repita palabras y frases en inglés para que así vuestros hijos tengan la oportunidad de adquirir fonemas directamente de un nativo inglés. Y en breves se unirá Sara a mis clases también. Quizás no para el curso 2019-2020, pero muy probablemente sí para el siguiente, una vez sea más fácil razonar con ella ;D.

A mi auxiliar de conversación especial sólo le dejo venir a condición de que solo hable en inglés y se porte bien. Y él como se lo pasa tan bien en mis clases y jugando con mis alumnos pues viene encantado. Hasta se enfada si no puede venir porque tiene deberes o clases extracurriculares. Como es muy afable y tranquilo suele caer bien a todos mis alumnos y éstos mismos suelen solicitar su presencia regularmente aunque no siempre se puede.

Aunque no los usen luego en una temporada la habilidad de reproducir esos fonemas no las pierden. Yo por eso al parecer sueno tan inglesa.

También cabe enfatizar que no todos somos iguales y que hay muchos tipos de inteligencia y destrezas, y muchos modos de aprendizaje, algunos pillan el significado de las palabras al vuelo pero se les olvida pronto, a otros les lleva más tiempo asociar el significado con la pronunciación y la palabra pero una vez lo hacen retienen esa información para siempre. No todo el mundo es un crack para los idiomas al igual que no todo el mundo lo es para el cálculo mental. Pero yo parto de la idea de que todos son un crack en hablar en inglés y así ellos tan felices y animados.

Y con ese principio van orientadas mis clases, a exponerlos al mayor tipo de vocabulario, fonemas, pronunciación y expresiones frecuentes del inglés para que lo vayan asimilando igual que ellos asimilaron su español nativo.

De todos modos, por lo general los padres de mis alumnos ven mucha mejoría en cuestión de un mes o dos. Mi hija, de padre nativo inglés, ahora, a sus casi tres años empieza a hacer frases cortas o sencillas en ambos idiomas. Para vuestros hijos… será lo mismo. Primero será mucha observación, mucho escuchar, mucho leer, mucha asociación de ideas y conceptos, acciones, causa y efecto, etc. Y todo ese trabajo que hacemos en la clase repitiendo y describiendo toooooodo lo que hago y hacemos en inglés, aunque no se vea de la noche a la mañana se va interiorizando como en un nativo de ese idioma, y se queda ahí a través de la repetición continuada de las acciones que hacemos, repitiendo juegos, repitiendo frases, repitiendo causa y efecto. Y sólo así se aprende un idioma realmente, las reglas gramáticales ya las aprenderán en clase y solo les servirán para ponerles un nombre a algo que ya usan y saben.

Pero eso sí, una vez integrado, ahí en su cabeza se les queda para siempre esa habilidad. Los que llevan tres cursos conmigo (que no es lo mismo que tres años, pues la exposición es de una hora cada semana y no de 12 horas diarias) ya tienen lo básico para pedir lo que quieren en plan indio, a veces con monosílabos a veces con expresiones cortas. Eso sí, lo entienden casi todo. Los conceptos más complejos como las condicionales «si no haces tal no hay …» o las explicaciones sobre el por qué no se puede hacer tal o cual actividad ya les cuesta más (muy a mi pesar en cuanto se refiere a mi hija ;)) pero es que sus habilidades con el lenguaje español tampoco están mucho más desarrolladas a esa edad mental de tres años.

Mi alumna más antigua (llevamos ya más de tres cursos) ya entiende sus libros de Ciencias Naturales y Sociales por sí misma, y los de inglés sin problema alguno, y todo con una clase de 45 minutos a la semana. Estoy súper orgullosa de ella y su progreso, además lee inglés mejor y más rápido que mi hijo nativo de su misma edad, también escribe mejor, pues mi hijo escribe cómo le suena, pero ella ha estado expuesta a la grafía de esas palabras desde el comienzo.

Aclaro y repito, lo mío no son clases de gramática ni de repaso, ni tampoco están orientadas exclusivamente a obtener un título en inglés. Eso sí, aprender inglés van a aprenderlo en profundidad, pero sobre todo, van a tener oportunidad de practicarlo, que es lo que hace la diferencia entre hablar un idioma y no hablarlo. Yo motivo a mis alumnos a hablar o responderme en inglés cuando jugamos… a formular sus frases sencillas, pero correctas y útiles. Esas serán las que les darán luego la seguridad para saberse entendidos en el idioma y luego aplicarlas en cualquier situación. 

Los niños se divierten y se entretienen, los adolescentes pasan un buen rato y salen empoderados de mis clases hasta como para participar en clase de inglés de la noche a la mañana sin miedo alguno, y en general, yo también me lo paso estupendamente disfrutando de la oportunidad de conocer a cada uno de ellos y ver su espectacular progreso.