Las Mujeres Salvajes…

English here

Se Divierten



Una mujer salvaje que ha pasado por mucho a corta edad ha aprendido a disfrutar, valorar y apreciar cualquier oportunidad de diversión que se cruce en su camino. Le encanta pasárselo bien sea a la edad que sea.

¿Quién dijo que los columpios o las montañas rusas son sólo para niños? ¿Hay de verdad una edad para dejar de salir de noche y darlo todo en la pista de baile? No. No para ellas. Y así mismo … ¿por qué debería de dejar de llevar sus pantalones de cuero o rajados?

Muchas de estas mujeres se han encontrado bajo capas y capas de condicionamiento social y han descubierto quienes han venido a ser antes de que la sociedad les dictase y exigiese cómo ser para encajar. Así pues, se han reencontrado y ahora quieren divertirse todo lo que no lo hicieron cuando estuvieron intentando encajar sin éxito aparentando ser más “normales” y maduras de lo que realmente eran, sometiéndose al hecho de que sus amigas la miraban como bicho raro si sugería hacer algo que se saliese fuese de lo común, y por ende, reprimiendo muchas posibilidades de diversión en su juventud temprana. Porque con dicha mentalidad estas mujeres siempre son jóvenes.

Y todo lo que les quede de vida pleanean pasárselo bien y reír a carcajadas mientras se desafían a sí mismas experimentando cosas que pensaron que no podrían hacer.

 

Destacan sin quererlo



Estas mujeres nacen deslumbrando. Parece ser que al principio todos notan su luz menos ellas mismas, así como la amenaza que esto representa para aquellos que sí la han visto. Así pues, intentaron apagar su luz, y durante un tiempo, incluso lo consiguieron temporalmente. Pues a estas mujeres, buenas e ingenuas por naturaleza no les cabe en la cabeza que alguien las pueda envidiar o temer por ser simplemente ellas mismas, así que ellas a sí mismas se convencieron de que quizás todo lo que decían y hacían estaba mal no era lo suficientemente bueno (como les decían). Ellas nunca se fijaron en lo que había que hacer para cumplir las expectativas de la sociedad que les tocó vivir, estaban muy inmersas en su mundo propio soñando despiertas y no se fijaban en el look que llevaba tal o cual para imitarlo o parecer más “cool” o cómo lucir mejor, no tenían esa necesidad natural de vivir de cara a la galería. Tenían, más bien, una mentalidad propia y eso aparentemente parecía molestar al resto del rebaño y más a sus pastorcillos. O quizás simplemente tuvieron la mala suerte de estar rodeadas de auténticos amargados despreciables que no sabían valorar la individualidad y la expresión personal y así pues la tomaron con ellas por ser “las diferentes” o “las raras”, o simplemente por llamar la atención. Pues en otros grupos y otros ambientes sí se sentían más libres para ser ellas mismas y congeniaban y destacaban por su personalidad carismática.

Tuvieron que descubrir de la manera más cruel que curiosamente ser “diferente” no era malo, si no, más bien, precisamente todo lo contrario. Y, así, accidentalmente, se dieron cuenta de que cuando eran auténticas y decían lo que sentían y querían realmente, sin miedo a las consecuencias de sus palabras, deseos u actos, el mundo caía a sus pies y conseguían lo que se proponían.

Lamentablemente no tuvieron canciones como la de Lady Gaga para reafirmar esta teoría, y así, quizás, gracias a todo ese injustificado tratamiento por parte de los demás, hizo que perdieran todo tipo de fe en la raza humana y con ello en la fe de que habiese alguien por ahí arriba velando por sus intereses. Así pues decidieron dejar de ser espectadoras o meros personajes secundarios de la película que los demás se montaban sobre sí mismos y pasaron a ser las guionistas, creadoras y directoras de su propia realidad, experiencias y futuro, y convertirse así en sus propias divinidades.

Hoy en día les agradecen el paseito por el infierno a cada uno de ellos, sí. Gracias a ellos descubrieron de lo que eran y de lo que son capaces.

 

Exigen Respeto



Una mujer salvaje ha tenido que lidiar con una infinidad de adversidades y dificultades en el pasado, y sí, contando desgraciadamente con poca o ninguna ayuda. Son de esas que sobrevivieron a todo lo que pensaban que las mataría. Sí, esas mujeres salvajes han pasado mucho tiempo paseando por las profundidades del imaginario infierno, han escapado, y han vuelto de nuevo un par de veces más, y ahora una vez superado eso no tienen tiempo ni ganas de entretener opiniones sobre ellas, ni se prestarán a oír pequeñeces de otros individuos que quedan muy por debajo de su nivel, pues cualquier persona que necesita insultarla ya está, en ese acto de insultar, admitiendo que la otra persona les representa una “amenaza” y por eso se defienden incluso sin haber sido atacados. Así pues, o la tratas bien y con el respeto que se merecen o espera a que te devuelva la peseta cuando intentes aplastarla con tus míseras observaciones, comentarios, críticas de esa necesidades que una mente pequeña y plagada de inseguridades necesita manifestar para intentar quedar por encima.

Y sí, esta mujer te devolverá el ataque en multiplicado y en diferido. No se llaman salvajes por amor al arte. Hacen lo que les dicta su instinto, y si las atacas, se defenderán, y bien. Y no, no dan segundas oportunidades. A menos que seas capaz de demostrar consistentemente que ya estás curado, y por ende, abierto de mente a la existencia de que haya mujeres que son muy diferentes y atrayentes y que intentar hundirlas no es la manera de retenerlas. Ellas no dependen de tu opinión ni aprobación para vivir o disfrutar de su vida. Si aportas, estupendo, si vienes a restar, adiós.

No sienten una necesidad de vengarse personalmente, saben que si esta gente siente necesidad de hacerles daño, realmente tienen que estar podridos por dentro…. y tarde o temprano se joderán a sí mismos. Especialmente si estas mujeres no están casadas, y entonces deshacerse de un peso pesado sea tan fácil como decir “adiós”. Porque ante todo se respetan a sí mismas y no están dispuestas a tolerar faltas de respeto reincidentes. Y no tiene miramientos para despedir a gente que resta energía de su vida. Sean estos amigos, familia o parejas.

 

Arriesgan



Por si no era palpable en el párrafo anterior, esta mujer hará lo que tenga que hacer para protegerse a sí misma y a esos que le importan.

El coraje y valentía que estas mujeres tienen transpira por todos sus poros y las hacen extremadamente atractivas para los pocos que se atreven a correr como animales salvajes a su lado. Lamentablemente, también las hace atractivas a esos que sólo intentan subirse el ego por una oportunidad de intentar domar a una mujer así. Allá ellos, aunque no lo parezca a primera vista, al final, siempre ganará ella.

Además una vez están convencidas de que alguien no les merece la pena se sumergen tanto en sus otros objetivos que estos hombres incluso dudarán de su propia existencia. Y lo siento, lo del amor incondicional, para ellas no existe, si no pones el mismo esfuerzo por evolucionar la relación, adiós. Quid pro quod.

Recuerdas? estas mujeres no temen arriesgar y además les encantan los retos. No se apegan a personas, son adictas a la diversión y las buenas emociones. Intenta complicarles la vida o poniendo difícil lo que debería de ser fácil y diciéndole cosas como “no serías nada si no fuese por mí” y verás como te hacen ver que más bien ha sido y es al contrario.

 

No se entrometen en la vida de los demás




La mayoría de mujeres salvajes que conozco sólo tienen tiempo para dedicarse a los suyo (bien sea su casa, su familia o su negocio) así que no tienen tiempo para fijarse o envidiar lo que hacen otras personas con su tiempo. Ellas ya se han montado una vida que disfrutan y son conscientes de todo lo que necesitan para ir dándole emoción. Si le gusta una idea, la copia, si le inspira algo, lo hace. Y punto.

Si están en una relación permanecen fieles y leales. Y si ven que la pareja no crece o les encoje, entonces terminan la relación “ipso facto”. Para ellas no tiene sentido una relación donde no hay amor, respeto y metas que cumplir, bien sean estas metas juntas o por separado. Especialmente si tienen niños y quieren que éstos aprendan que el amor es ante todo, una buena mezcla de respeto, apreciación y atención, y ella ha de ser el ejemplo de lo que se hace cuando estas cosas ya no se dan en una relación.

En cuanto a con las amigas, tendrán pocas y fieles, y siempre intentará estar en contacto con ellas, independientemente de su estado sentimental, sus amigas son tan importantes como su pareja o sus hijos. Un estatus de casada o de novia no va a cambiar todo lo que ella es.

Rara vez las verás quejarse sobre cosas que pueden cambiar, y rara vez culpan a otros de sus infortunios, si es que los tienen, pues una vez descubierto su poder es raro que no todo les salga a pedir de boca, a veces, hasta las cosas negativas piensan que las han pedido para aprender a superar miedos todavía no conquistados. Saben que sólo ellas tienen responsabilidad sobre sus vidas y las cambian a su antojo o necesidad.

 

Se rodean de otras mujeres salvajes.



Este tipo de mujeres tienen una habilidad innata para reconocer a otras mujeres salvajes en cuanto las ven. ¿Esa mujer que luce estupenda y maravillosa y no emite emociones negativas ni desvía miradas de envidia ni odio?. Exacto, esa será su amiga.

A lo mejor ni se buscan pero se encuentran y se reconocen, son esas que no necesitan hacer a nadie sentir mal para sentirse bien con ellas mismas. No saben lo que es la envidia y no rajan de las demás. Ellas son conscientes de su propio valor y simplemente no compiten, no tienen nada que demostrar, simplemente son lo que quieren y hacen lo que quieren en la medida de sus posibilidades. No viven para compararse con los demás, pero de hacerlo, ya saben que nadie puede ser mejor que ellas mismas siendo ellas mismas, imperfecciones incluídas. Y aunque intentasen imitarla, es que le daría igual, como hemos dicho; es que van a lo suyo y a veces ni se dan cuenta de que otras las envidian.

Tienen mentes creativas



Ya sea desde crear su tipo de vida ideal a idear su mejor escapada a situaciones indeseables y salir aventajada. Hacerte cualquier comida impresionante con las cuatro cosas que quedan en el frigo a crear disfraces de Halloween increíbles con lo poco que haya disponible en casa en poco tiempo y sin experiencia. Por lo general son capaces de salir airosas de cualquier situación inesperada.

Y cuando crean que lo han visto todo de esta mujer, ella les sorprenderá con una nueva actitud, un nuevo vestuario, un nuevo estilo, una nueva forma de ver la vida. Y es que creatividad y monotonía son simplemente incompatibles, para bien o para mal.

Son honestas



Como consecuencia de su carácter arriesgado y su falta de miedo a cometer suicidio social (pues ya murieron de eso hace tiempo) siempre puedes contar con estas mujeres para que te digan las cosas tal cual las ven. Así que también son unas asistentes de compra ideales pues te dirán la verdad sin pelos en la lengua sobre como te sienta tal o cualquier modelito. Ya que eso de complacer oídos por amor al arte no va con ellas. De hecho ya he trabajado como asistente de compras.

Desde luego intentan tener tacto y lo dicen todo con educación y cortesía, pero lo mejor, no es eso, lo mejor es que en breves notarás que sus consejos son atinados. En mi caso, los que me contratan para ello saben que te piropean más, que de verdad, la gente no puede resistir la tentación de comunicarte lo bien que te sienta tal o cual. Sus amigos desde luego la buscan siempre que necesitan un plan de acción definitivo para salirse con la suya, quizás porque siempre la han visto salirse con la suya.

Entiende que estas mujeres no sólo no cotillean, si no que rara vez suelen hablar mal de nadie, muy mal las has tenido que tratar para que sientan la necesidad de avisar a otras personas sobre los posibles daños colaterales de asociarse a tal o cual persona. Pero que te conste que si te habla mal de algien es probable que tenga pruebas físicas de ello. Si no, es hablar por hablar, y ellas no son de rumores. No les gusta manchar el nombre de nadie pero si ven que avisando de ciertas características negativas de alguien pueden salvar vidas o ahorrarles años de dolor y sufrimiento a alguien, lo van a hacer. Aunque lo que realmente nos gustaría es que esa persona hubiese aprendido de su error y modificado su conducta.

Hacen Cosas Salvajes…

 

Cómo hemos dicho antes este tipo de mujeres son criaturas libres y salvajes a las que les gusta divertirse y experimentar mariposas en el estómago. Su zona de confort es no tener zona de confort, y si están en pareja, lo más sorprendente es que además sean leales, pero si no tienen que rendir cuentas a nadie, les gusta salir y ser bastante inusuales. Pero no con cualquiera, hasta para un ratito de diversión tienen requisitos. Es imposible no verlas. La reacción general suele ser seguirlas con la mirada, algunos se dan una indiscreta vuelta atrás, otros le piden una cita convencidos de que es la mujer de su vida, les piden el teléfono a plena luz del día, les echen piropos, les sonrían, las inviten a copas e incluso se arrodillen y agradezcan a dios el cruzarse con ellas por la calle o les canten mientras van andando por la calle como si fuera algo normal. Sí, han visto ya de todo. Rezuman sensualidad, y sí, lo saben, saben que pueden embrujar con sólo una mirada o una sonrisa, y a veces con una combinación letal de ambas. Y estamos hablando de cuando están vestidas y bien tapadas. Sí. Si sale, es raro que no atraiga el interés de otros hombres, pues expresarse con el cuerpo bailando es también otra de sus virtudes, a creatividad… es lo que tiene. Hasta las mujeres les preguntan si las han contratado para bailar en la disco pues parecen profesionales. Y además, todas las expectativas que un hombre pueda tener de una mujer salvaje.

Lamentablemente, y a menudo, a consecuencia de estas cosas que estas mujeres parecen transmitir simplemente con su presencia, muchos hombres inseguros y despechados se sienten con el derecho de etiquetarlas como putas “zorras”, “reinas” o “divas” simplemente porque no pueden lidiar con el hecho de que nunca las tendrán, o si las tuvieron y las perdieron saben que nunca las recuperarán. Y las llamaran divas porque no les cabe en la cabeza que salgan a bailar simplemente para pasárselo bien con las amigas y que hay días en que sólo van a eso y los que esperan que los saluden se sienten inmediatamente ofendidos o dolidos por ello. Las mujeres inseguras que desearían causar este efecto en los hombres pero no lo consiguen también sienten la imperiosa necesidad de etiquetarlas despectivamente porque se creen que ser así de atractivas o resultarles así de sensuales a los hombres es imposible de alcanzar para ellas, ¡si sólo supieran que es posible para todas expresarse libremente lo mismo ellas dejarían de convertirse en una lacra para el mismo sexo femenino. Haciéndose así todas amigas y apoyándose las unas a las otras. Pero ellas saben muy bien que si esta gente siente la necesidad de insultarlas ya denotan la clase de personas infelices y amargadas que son.

“¿es muy sexy? – seguro que es una puta”. “¿va muy tapada y nunca habla de sexo? una mojigata seguro!”. Y es que al parecer, no hay término medio.

Las mujeres salvajes entienden que son los hombres los que las hicieron o pensaron así. Les gustan así, las ponen así en las revistas, las ponen así en el porno y en muchas películas y relatos eróticos. La mujer ideal ha de ser una combinación perfecta de las de arriba, que parezca una santa en la calle pero una puta en la cama. Y muchas aprenden a base de errores y/o abusos. Bien habiendo sido rechazadas por hombres por no ser lo suficientemente sensuales y femeninas o han sido simplemente directamente abusadas, y por ende, pervertidas por ellos por ser inocentes y ni siquiera buscarlo, y así se convierten en esa cosa que los hombres parecen amar, temer y odiar a la vez.

Así pues, críticada si lo eres, criticada si no lo eres pero te lo atribuyen, las mujeres salvajes hace mucho que se dijeron; “que les den a todos” y son todo lo que quieran ser cuando quieren serlo. Se le llama ser genuinas.

De cualquier manera, las mujeres salvajes suelen estar orgullosas de su activa sexualidad y quizás eso es lo que las hace tan atractivas. Quizás ya nacieron muy sensuales y se pasaron gran parte de su vida intentando lidiar con ello y escondiendolo. Pero una vez canalizada y controlada toda ese energía sexual no tienen miedo en sacarla a relucir cuando les dé la gana con un modelito algo provocativo o transgresor, y las hay que enseñan mucho más, a ellas les gusta sugerir pero no enseñar. También tienen sus días en los que aman sus pantalones de andar por casa y ni siquiera se ponen maquillaje, depende del humor con el que se levanten o sus objetivos del día. Lo bueno de las mujeres salvajes es que lo más atractivo de ellas ya lo llevan incorporado en la mente y en su actitud, en cómo se muevan, en lo que piensan y cómo piensan.

 

Hechizan



Por todo lo anterior, estas mujeres son felices en su propia compañía y no tienen una vida de la que sientan la necesidad de escapar. De haber nacido unos siglos antes hubieran ardido en la hoguera porque su poder asusta a mucha gente.

Estas mujeres realmente no hacen potajes, simplemente son libres y salvajes. Consiguen lo que se proponen, y muchas veces las verás consiguiéndo lo que un día te dijeron que tu pensabas que no harían, por eso, hasta sus amigos las veneran. No son una entre un millón, lo mismo son una en una vida entera.

Cuando alguien inteligente se tropieza con estas fieras o salen corriendo porque no quieren enamorarse o se quedan porque nunca antes habían sentido algo parecido. Quizás esto explique el mito de brujas, pues sí, los hombres que llegan a conocerlas de cerca hacen todo lo posible y más por conservarlas a su lado y ganarse su compañía. Hay algunos que han tardado 40 años en encontrarlas, otros sólo 30, pero igualmente, independientemente de la edad…nunca faltan los que se preocupan porque nunca antes habían sentido algo tan intenso por alguien en toda su vida como para hacer tal o cual cosa que sí hacen por ellas. ¿De ahí lo de que nos llamen brujas? Quizás… hacemos explotar mentes siendo nosotras mismas. Lo quiera ella o no, si consigues hablar con ella, te conquista hasta sin quererlo. Pero no es justo que sean ellas las que se lleven mala reputación por hacer sentir a los hombres cosas que no sabían que podían sentir por alguien.

Son Exigentes

Recuerda que estas mujeres son independientes y reinas de su propio reino. No necesitan ni de amor ni de un caballero que las salve. Ellas tienen su propio poder bajo control, no quieren ni necesitan tu dinero, les gusta ganarse el suyo propio. Puede que les gustes y quieran tu compañía, atención u aprecio (si es de calidad y valoras su tiempo) pero poco más.

Pero no te confundas, querer pasar tiempo de calidad con alguien no es lo mismo que necesitar de tu compañía, puede que te deseen para un rato, un día o varios, y a veces, ni eso. Este tipo de mujeres no mendigan amor ni atenciones. Si no se les dan voluntariamente, lealmente y consistentemente se irán con su corona y reino a otra parte. Y a veces, aunque le ofrezcas amor y atencones, puede que no lo quieran porque tengan otras prioridades en mente para su vida en ese momento.

Así que, sí, para los vagos que les va la ley del mínimo esfuerzo estas mujeres siempre les va a parecer que exigen mucho y dan poco. Para alguien que tiene mucho valor y amor que dar, lo que estas mujeres exigen “no es nada” en comparación con todo lo que dicen llevarse.

 

Atraen lo mejor de lo mejor.



Sí, lo admito, quizás el listón para ganarse el afecto e interés de estas mujeres esté muy alto y es que estas mujeres saben de su valor, tienen integridad, honestidad, recursos y además son independientes, por eso, a menos que llegue alguien increíblemente maravilloso que valore su tiempo y les ofrezca lo único que realmente les podrían ofrecer… ellas no van a sacrificar su tranquilidad, sus objetivos y sus metas por pasar un buen rato de conversación o placer con alguien nuevo que no le ofrece lo único que puedan necesitar. Y tampoco van a dejar de lado sus metas y objetivos aunque éstos cumplan casi todos los requisitos. Por muy valiosa que esa persona parezca a simple vista, a menos que esa persona sea tan increíblemente sorprendente que se lo sirva en bandeja sin ella pedirlo, ellas los van a rechazar.

Saben que intimidan, se lo han dicho hombres y mujeres por igual, y al parecer, intimidan mucho, así que el que se atreva a acercarse a una de estas mujeres les interesa simplemente porque demostrarían creer en sí mismos y en lo que tienen que ofrecer.

Y además ellas ya saben que es sólo este tipo de caballeros generosos, respetuosos, trabajadores y con modales impecables los únicos capaces de mover cielo y tierra para hacer cualquier plan con ellas o para sorprenderlas algún día con viajes sorpresa o detallitos tontos y simples que a casi nadie se les ocurre hacer y que a ellas tanto les encanta recibir. Pues aprecian todo tipo de detalles, grandes o pequeños, caros o baratos, pensados o espontáneos. Es realmente lo único que ella no puede tener consigo misma por mucho que se quiera y se mime a sí misma.

Cualquier hombre que crea que es así, pero realmente no lo sea, se estrellará con una mujer así. Pues este tipo de mujeres no cree lo que oye y a menudo no cree tampoco ni la mitad de lo que ve, eso sí, son observadoras y sí se fian de patrones de conducta.

No es que estas mujeres salvajes se lo tengan muy creído, nada que ver con eso, es más bien que se lo pasan genuinamente bien solas y no están dispuestas a sacrificar su libertad por compañía, la opinión de los demás o un status en facebook. De hecho, esto mismo hace que más hombres las consideren atractivas, no son las que quieren relaciones, son las que intentan huir de ellas.

El hombre ha de ser tan libre y salvaje como ella, pues sólo este tipo de hombre es capaz de no desear cortarle sus alas, simplemente volar y disfrutar juntos de las cosas buenas que sus respectivos sueldos les puedan permitir.

Son Superheroínas



Estas mujeres salvajes transforman su dolor en poder, y como partículas de carbón, bajo cantidades increíbles de presión se convierten en sólidos y duros diamantes.

Les gusta ayudar a otra gente a hacer lo mismo y que se liberen así de las cadenas invisibles que les atan a una vida que no disfrutan (causa de cualquier depresión). A veces lo hacen gratis con artículos de estos o consejos en el momento y otras veces lo hacen generando ingresos, cada una con lo suyo, bien sea escribiendo libros, diseñando marcas, haciendo sesiones de fotos o programas online.

Reconocen manipulación y comentarios ofensivos a kilómetros y los paran en cuanto los ven de lejos, defienden sus límites y se mantienen firmes en sus convicciones como guerreras salvajes que son.

Pero no te equivoques, simplemente porque ese tipo de comportamientos ya no le hagan ni cosquillas no significa que los vayan a entretener o tolerar, a lo mejor te dan un tiempo y oportunidad para aprender a hacerlo mejor y crecer como persona y de verdad querer sin lastimar, pero en cuanto se les acabe la paciencia con ofensas reincidentes se deshacen de ellos fácilmente y además parecerá que lo tenían todo totalmente y fríamente calculado. Y es que a veces fingen ser más tontas que el tonto que se cree que les está manipulando.

Todo lo que una mujer salvaje realmente quiere es ser respetada por lo que es. Y por mucho que muchos quieran convencerle de que el amor duele, estas mujeres saben que no es así, lo que duele es la envidia, la necesidad de control sobre la otra persona, la falta de amor, el rencor, etc. Éstos pueden excusar su comportamiento en cualquier noble intención al respecto, pero como hemos dicho, sólo hechos, estas mujeres sólo se fían de hechos, y si intentan mantenerla en contra de su voluntad no permitiéndoles disfrutar de su ansíada libertad…. que sepan que sí, sacarán su lado más visceral y hará lo que sea necesario para salir de esa situación de la forma más ventajosa posible. Y es precisamente volviéndose loca defendiéndose de ataques calculadamente provocados lo que les avisa de que están en la relación equivocada. 

Y no… ningún hombre va a hacerle bajar del pedestal en el que se tiene a sí misma. Da igual con cuanta vehemencia lo intenten. Su valor se lo da ella misma.

Y sí, cualquier mujer después de salvarse a sí misma de situaciones similares ya nunca más será de nadie

 

Son Peligrosas

 

Y estos hombres saben, saben que su amor y admiración por ellos puede desaparecer sin aviso previo en cuanto éstos empiecen a relajarse y darla por sentado, y tardan mucho en darlas por sentado, pero claro, al final, se acostumbran a sentirse tan maravillosos por poder ver a una mujer así a diario, a muchos se les olvida como son las mujeres que no se han descubierto a sí mismas. No hay vuelta atrás de una mujer así, si la pierdes la quieres recuperar. Sin embargo a muchos hombres les gusta poner su vida emocional en peligro, intentando jugar con fuego viendo cuanto puede jugar con fuego sin quemarse. Luego se creerán que pueden pedir perdón y que tienen el derecho a ser perdonados. Incrédulos.

No vamos a negar que estas mujeres pueden entretenerse y disfrutar hasta cierto sentido intentando corregirlos de su comportamiento con consecuencias que les hagan arrepentirse de sus errores u comportamientos, pero llegará el momento en que se cansen de juegos y sólo ansíen su paz.

Estas mujeres salvajes no son perfectas bajo ningún concepto. Han vivido mucho, sufrido mucho, y estás constantemente aprendiendo y mejorándose así mismas. Y es precisamente esto último los que las hace peligrosamente bellas.

Los hombres que merecen la pena consiguen que el fuego de sus almas continúe ardiendo y siguen añadiendo leña en lugar de intentar apagarlo. Porque a estas mujeres les gustan las relaciones en las que ambos ponen el mismo esfuerzo para que cada día sean mucho mejores que el día anterior.

Sí, a pesar de que estén constantemente implementando y complementando su look, su mente, su curiosidad, etc… no son mujeres de compartirse y entretener más de un interesado a la vez, son muy intensas para compartirse con más de una persona a la vez. Así que mientras que añadas y no restes, te será extremadamente fiel, pero además, no tendrá en reparos en hablarte del tema. Así que te enterarás.

Y por último, las mujeres salvajes, por mucho que quieran vivir solas y estar solas, están rodeadas de hombres que las halagan, quieren quedar con ellas, las piropean, las buscan o intentan elevar su relación casual a formal con ellas. No es una mujer con la que te puedas dormir en los laureles. Pero interesante será.

Oh sí, cuando creas que la tienes comiendo de la palma de tu mano, ella te enseñará eficazmente y letalmente cómo nunca fue así. Son peligrosas porque nunca las verás venir. Recuerda lo de la creatividad.

Si te ha gustado este contenido y/o quieres solicitar otro para lidiar con cualquier situación, por favor, donar aquí y dejar en los comentarios el tema sobre el que queráis que escriba próximamente. 

Plural: 5 Comentarios Añadir valoración

  1. Pingback: Bossy
  2. Pingback: Going Nowhere

Deja un comentario