Inmersión Verano 2019

Uno de los sueños de mi hijo mayor era visitar Legoland.

Y una de las razones principales de que tenga negocio propio fue la necesidad de disponer de mis talentos, mi tiempo y mis ingresos, a mi antojo, para así llevar acabo lo que desee. Y cumplir el sueño de cumplir los sueños de mis hijos es algo que no tiene precio.

Y si mis clientes me sugieren ideas como viajar con ellos, niños incluídos, y a ellos no les importa añadir Legoland en su experiencia, pues yo encantadísima de adaptar mis immersiones para dicho propósito. 

Para este tipo de inmersiones yo necesito haber dado clases o conocer a mis clientes con anterioridad, pues no me fio yo de dejar a mis tesoros con cualquier desconocido ni un minuto. Pero si hemos dado unas cuantas clases previamente, como fue el caso con David, estaré encantada de hacerlo con vosotros también.

Y así fue el proceso y las condiciones de esta inmersión lingúística a un país de habla inglesa.

El estudiante, David, se encargó de reservar las habitaciones de los lugares donde nos íbamos a hospedar; una habitación para él y otra para mí con mis niños. También se hacía cargo de pagar comida y desplazamiento, así como una tarifa diaria equivalente a 5 horas de clase de inglés por día. Pues si no, realmente, no es trabajo, hubieran sido más bien vacaciones pagadas. Y como tales hubiesen sido estupendas, pero no hubiera obtenido ganancia real por todas esas horas de enseñanza y experiencia en inglés que se lleva el alumnno, por mucho que disfrutemos de su compañía, cuando estamos de inmersión me dedico conscientemente a describir todo, a pedirles que me lo describan, a decir lo mismo con varias expresiones similares para que vaya adquiriendo sinónimos útiles y expresiones variadas, etc.

Es importante convivir en la misma casa alquilada y habitación de hotel para asegurarnos de que no socializan con otros españoles durante el proceso de inmersión. Así tampoco se pierden vocabulario sobre acciones rutinarias como ponerse el pijama, lavarse los dientes, acostarse, leer antes de dormir, así como las de la mañana, así como desayunar, hacer la cama, etc.

Y bueno, fue todo estupendo, con clientes así de aventureros, considerados y atentos como David, da gusto ir a cualquier sitio y enseñar inglés donde sea.

Así pues aprovecho este post para anunciar la posibilidad de ir de acompañante de algún viaje que queráis hacer al extranjero, principalmente de habla inglesa, para que vayáis con menos miedo si vais solos, o para que tengáis un acompañante con quien conversar en inglés de principio a fin de la experiencia.

Pero por lo general, esto de viajar al extranjero, a menos que forme parte de mi trabajo, como fue en este caso, de momento no entra en mis prioridades.

Prefiero las inmersiones en casa que son más asequibles para todos los bolsillos, eso sí, David se llevó una experiencia más inmersiva más exhaustiva al tener que comunicarse con recepcionistas, taxistas, camareros, asistentes de tiendas, azafatas de vuelo, etc.

Y, vaya, creo que en cuanto a mi cliente, no sé si ha aprendido más inglés en su inmersión previa de Julio de una semana o en su inmersión inglesa, sería interesante leer su opinión, que con algo de suerte, nos lee y deja en la sección de comentarios.

Un comentario Añadir valoración

  1. David dice:

    Me lo pasé genial. Me encanta viajar de por sí y éste fue un viaje inolvidable por hacerlo con vosotros y sintiéndome desde el principio casi como un nativo y por lo divertidos que sois los tres.
    Y yo que pensaba que viajar con niños podía ser agotador, fue todo lo contrario en este caso. Su espontaneidad, su alegría en legoland y su manera de ver las cosas en general eran un explosión de energía para empaparte de la experiencia.
    No sabría decirte cuando aprendí más, si en Julio o en este viaje. Supongo que fueron complementarias ambas. Lo que está claro es que acabe el verano pensando en inglés en muchos momentos, incluso semanas después de acabado el viaje.
    Fue una experiencia encantadora. Enhorabuena por tener unas personitas tan maravillosas. Se nota mucho tu mano ahí. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *